15.3.09

La sociedad del conocimiento demanda una nueva cultura del aprendizaje.


En nuestra sociedad actual, el conocimiento presenta una serie de características que podríamos resumir en que el saber es cada vez más inabarcable y en las mayorías de las disciplinas hay más conocimientos relevantes de los que razonablemente se pueden enseñar. Por lo tanto, es necesaria una selección cuidadosa de los contenidos que se han de aprender. Asimismo, existe una tendencia a la especialización y fragmentación crecientes en los saberes, dificultando la integración de los mismos. Los nuevos planes de estudio deberían ser organizados de un modo más acorde con el carácter complejo de los problemas que los futuros profesionales encontrarán en su vida profesional.
Dentro del conjunto de cambios que en un momento deberían de incluirse para tal fin, está el equivalente al del contexto pedagógico, a sustituir el denominado “modelo de enseñanza tradicional” por el “modelo de enseñanza centrada en el aprendizaje”. Este último se puede esquematizar del la siguiente forma:

Cambios en los modelos de enseñanza hacia una enseñanza centrada en el aprendizaje:

video

Nota: Si tienes problemas para visualizar el video, por favor da clic en el siguiente link http://www.youtube.com/watch?v=WdMtJz0VRCE

Estos cambios remueven la esencia misma de la función docente. Por eso, resulta comprensible la intranquilidad del profesorado. La inquietud más apremiante para los profesores responde a la adaptación de sus funciones docentes en este proceso de cambio desde una educación centrada en la enseñanza de contenidos hacía una educación orientada hacia el aprendizaje de competencias por parte del alumno, ayudándole a adquirir las necesarias para su desempeño profesional y para aprender a lo largo de la vida.
En este nuevo compromiso, la actuación docente se modifica en función de los productos de aprendizaje que se desean conseguir. Ya no será suficiente con dedicar su tiempo a preparar las clases y con desarrollarlas en términos de lección magistral. Ahora será necesario, además, destinar más tiempo a la preparación de materiales, al diseño de actividades diversas, a ayudar a los estudiantes a construir activamente el conocimiento y a ser conscientes de sus formas de aprender. Esto supone cederles progresivamente el control de su propio aprendizaje, preparar preguntas para suscitar la discusión, planificar actividades que requieran la participación activa del alumno, etc. (García-Valcárcel).


¿Qué debemos modificar?
El diseño de los planes de estudio


Los nuevos planes de estudio han de ser plantados como proyectos formativos integrados, centrando los objetivos, las acciones y los medios para alcanzarlos. Han de ser el resultado de una tarea colectiva, para aunar esfuerzos, evitar redundancias y lograr que los estudiantes perciban metas claras y procedimientos adecuados para conseguirlas.
El proyecto Tunning (Berlín) propone un modelo para el diseño de planes de estudio para las titulaciones europeas comparables, cuyos pasos fundamentales sería:
Identificar necesidades sociales para el establecimiento de una titulación.
Definir el perfil académico y profesional de titulación, con la participación de académicos, empleadores y profesionales.
Establecer los resultados del aprendizaje (competencias).
Plan de estudios y determinación de los contenidos y la estructura (modelos y créditos).
Actividades educativas para lograr los resultados del aprendizaje.
Evaluación interna, nacional e internacional, del propio plan y de los resultados.
Programas de seguimiento de la calidad: acreditación.